Croquetas de espinacas con queso mozarella

Ingredientes:


(10 croquetas aprox.).

  • 150 gr. de espinacas frescas.
  • 100 gr.  de mozarella.
  • 1/2 cebolla.
  • 500 ml. de leche.
  • 4 cucharadas colmadas de harina de trigo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.

Preparación:


En una sartén ponemos las 2 cucharadas de aceite, calentamos a fuego medio y añadimos la cebolla picada muy fina. Damos unas vueltas e incorporamos las espinacas. Si no caben todas las espinacas en la sartén, iremos agregándolas conforme vayan reduciendo de tamaño.

Bajamos el fuego a lento, espolvoreamos la harina en la sartén y removemos hasta que la harina se tueste ligeramente. Templamos la leche, añadimos un poco en la sartén y removemos. Seguiremos agregando leche poco a poco hasta agotarla, sin dejar de remover suavemente, evitando que se nos formen grumos de harina. Salpimentamos al gusto y seguimos removiendo sin parar hasta que la bechamel se espese, consiguiendo una masa algo densa y uniforme.

Dejamos enfriar la masa en la nevera unos 30 minutos como mínimo, cubierta por un film, para evitar que se reseque. Cuando la masa esté fría, incorporamos el queso en pequeños trozos.

Preparamos un plato hondo con un huevo batido y llenamos otro con pan rallado. Cogemos un pellizco de masa con las manos y le damos forma de croqueta, la pasamos por el huevo batido y luego la rebozamos de pan rallado. Repetimos la misma operación para hacer todas las croquetas.

Calentamos una sartén a fuego fuerte con abundante aceite y freímos las croquetas en él, dándoles una vuelta a media fritura.

Deja una respuesta